Las carteras de inversión extranjeras apuestan por el inmobiliario de lujo español

Estadounidenses, latinoamericanos y asiáticos son los principales compradores de viviendas prime en España

Las viviendas de lujo en España y, especialmente en Madrid, se han situado en el punto de mira de las grandes carteras de inversión internacionales y se espera que a finales de año más del 30% de la demanda inmobiliaria de lujo de la capital proceda de inversores extranjeros.

Estadounidenses, latinoamericanos y asiáticos son los más interesados en adquirir viviendas prime españolas para invertir o utilizarlas como segundas residencias.

Madrid, imán de la demanda

La capital de España es una de sus ciudades preferidas por estos compradores y, dentro de ella, los distritos de Salamanca, Centro y Chamberí los más codiciados.

En uno de ellos se sitúa una de las viviendas que han suscitado más interés entre los futuros compradores este verano, según Idealista.com. Se trata de un ático de la Gran Vía con piscina y vistas a la ciudad. Posee 383 metros cuadrados con tres habitaciones y su precio asciende a 2.990.000 euros.

La segunda vivienda de lujo sobre la que este verano más se han informado los inversores ha sido un piso de lujo en la calle Serrano, situada en el Barrio de Salamanca. Con 210 metros cuadrados y tres habitaciones su precio de venta es de 1.800.000 euros.

Publicidad

Los chalets también son muy demandados. Entre ellos, según Idealista.com, uno ubicado en La Moraleja, una urbanización de alto standing situada a las afueras de la capital, de 1.000 metros cuadrados, 5 habitaciones, 5 baños y chimenea. ¿Su precio? 3.450.000 euros.

Un sector al alza

Los analistas auguran un incremento en el segundo semestre del año de la inversión extranjera en viviendas de lujo en España

Para impulsarla, Eduardo Crisenti, socio director de la inmobiliaria Barnes, dirigida al sector del lujo, considera que “el objetivo es atraer a los compradores para que puedan establecer su primera residencia en España”.

Una forma de hacerlo, a su juicio, es la Golden Visa, un visado de residencia para ciudadanos extracomunitarios que realizan una inversión inmobiliaria en España igual o superior a 500.000 euros, y que “a partir de ahora se les concederá a aquellos inversores que busquen promover o construir su propia casa en un terreno comprado previamente”, señala Crisenti.

El impulso del teletrabajo

Otro catalizador de estas ventas es y seguirá siendo, a juicio de los analistas, la implementación del teletrabajo. Los nuevos hábitos laborales provocarán un incremento de la demanda de las viviendas situadas en zonas periféricas a las grandes urbes, apuntan fuentes de Barnes.

Consideran que "la competitividad del precio de los inmuebles combinado con la climatología y el patrimonio cultural español se han convertido en elementos de atracción inversora para las grandes carteras internacionales".

En portada
Publicidad

Noticias de